Para reflexionar: Te odio en positivo….!!

 

Te odio, en positivo!!
Queridos amigos: 

En consulta es frecuente escuchar afirmaciones de odio, frustración, ira, cólera, resentimiento, y sobre todo después de pasar por una pérdida significativa…

Os comparto que expresar con libertad los sentimientos se hace necesario para la buena salud y también para el crecimiento personal y espiritual…

Pero antes de que empiecen a quebrar platos, acusar y confrontar , debes tomar conocimiento y responsabilidad de hacer de esta expresión libre un efecto positivo para ti y para los que te rodean.

-Aprended que todo lo que se Reprime, enferma…

“El demonio de la ira reprimida corroe el alma, como os explica el Dr. Carlos Simonton (especialista americano en el tratamiento de cáncer) quien afirma QUE LOS DISGUSTOS DIGERIDOS EN SILENCIO, terminan por digerir las células del cuerpo, en el sentido literal de la palabra. Cuando uno ya no reacciona activamente a sus enfados obliga en alguna manera a que reaccione el cuerpo y este queda devorado en su reacción. Somos responsables de la falta de salud si no prestamos a los pensamientos y sentimientos la atención debida”

– Aprended que todo lo que se integra, libera…

Los antiguos monjes no aconsejaban a reprimir las emociones, sino a dialogar con ellas, en ese encuentro personal con el odio, aprender y enseñarle algo, como un intercambio de enriquecimiento y experiencia.

“Debeis tener la audacia de mirarles de frente y vivirlos, pero en contemplación amorosa y con respeto a los otros..”

– Vive la Ira como un maestro…

En el odio hacia una persona o a una situación se oculta siempre un impulso positivo, el odio es un reto para fijar distancias saludables.

“Te odio, ya no permitiré que me pises “
“Te odio mamá, nunca me escuchas”
“Odio el haberme dejado engañar, ahora estaré más atenta”

Queridos amigos, no debeis sentirte herido cuando alguien os diga que te odia, más bien escuchale y reflexiona en silencio, qué es lo que realmente te quiere mostrar, ya que la mayoria de las veces estamos ciegos a ciertos comportamientos nuestros que os pueden herir a los que amamos.

Ahora si tu eres quién siente odiar, exprésalo, siéntate con tu odio y platiquen, como os vimos en el consejo de los monjes e integra amorosamente esa experiencia.

Venga, como odio la ignorancia, os comparto esta reflexión, mi Ser os desea para todos que su mayor bien se haga presente!!

Bendiciones!!

Socorro Ceja

**Algunas referencias fueron tomadas del libro “La Salud como tarea espiritual de Ansel Grun y Meinrad Dufner”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *