El dolor

¡El dolor es parte de la  vida, no es un castigo!

 Si me permito sentirlo sin miedo, más pronto terminará.

 Dejo ir el sufrimiento y me preparo para las bendiciones que están disponibles para mí.

Hoy dejo ir mis conflictos, mis complejos y las cosas que ya no me sirven.

 ¡Cada problema trae consigo una oportunidad y una enseñanza!