El duelo por una separación o divorcio

El proceso de un adiós en la relación

Muchos de nosotros hemos pasado por la destrucción de un matrimonio o perdido una relación importante y sin importar las causas que llevaron a la ruptura, las etapas del dolor que se viven son muy parecidas a las de una muerte de un ser querido.

El proceso de duelo por separación o divorcio,  tiene la distinción que la separación física y emocional no es súbita como la experiencia de la muerte y que es común que un miembro de la relación se niegue a aceptar la disolución de la pareja, esclavizándose al enojo y la frustración de la pérdida…

La muerte no te deja elección, sucede y no hay vuelta atrás… pero en estos duelos, a muchos  les será complicado seguir viviendo sabiéndose abandonados, fracasados, engañados por aquel o aquella que se atrevió a dejar de amarlo….

La persona que no desea separarse y se niega a aceptar su realidad, tendrá un costo emocional muy elevado, ocasionándole una infelicidad para sí mismo y para todos los que lo rodean que  frecuentemente son los hijos, quienes pagan injustamente por las malas elecciones de sus padres.

Por ello es importante abordar este tema, porque cuando estamos dentro de una relación creemos que vivimos el amor y cuando surge un conflicto que nos lleva a la ruptura  surgen muchos cuestionamientos; se ve afectada la autoestima en la persona que se niega a dejar la relación,  se piensa ¿ qué será de él o ella sin esa persona que perdió? y comienza a hacer todo lo posible por hacer que esa personas cambie de opinión y lograr que se quede, empieza la manipulación y el chantaje…

¿Pero será eso realmente el amor o sólo una dependencia?.

El amor es libertad, aceptación, desear lo mejor para el otro, pero ¿ como permitirlo si yo me siento tan infeliz con su felicidad?, eso es solo egoísmo, es perder el tiempo, yo les pregunto:  ¿quién quiere vivir el resto de su vida con alguien que no lo ama y no lo valora? ¿ por qué no permitir que se libere?, pasar el periodo de duelo y darme cuenta que puedo recuperarme para después amar a otra persona, alguien mas afín a mis gustos y acorde a mis ideas.  ¿Por qué negarse a conocer lo que sigue? Lo que viene enseguida.

Todos los seres humanos estamos para compartir, cuando conocemos a alguien, ese alguien tiene la función de trasmitirme una enseñanza y tú a él, cuando ya no hay mas aprendizaje ni crecimiento, cuando se han estancado los dos y ninguno está creciendo es el momento de liberar, el intercambio ha terminado, es momento de aprender de alguien más, de alguien que te lleve y tú lleve a niveles superiores de conciencia y aprendizaje interior.

Sin embargo en vez de agradecer ese tiempo valioso de aprendizaje y despedirse en paz, todo se vuelve una guerra de egos, orgullo, manipulación y chantaje, pero realmente ¿que es lo que ama esa persona que se aferra?, la realidad es que no se ama ni a el mismo por querer estar con una persona que ya no le aporta nada a su vida, pregúntate:

¿Lo amas a él o ella o la comodidad que implica para ti estar con esa persona?

¿Es realmente el amor o el temor lo que te une a esa persona?

Tal vez sea el por el  temor a no pasar ese periodo de duelo que nos aferramos a la otra persona haciendo lo posible para que cambie, para que haga lo que tú quieres y crees que te haría feliz….,  porque parece que estamos más acostumbrados y  tenemos más placer en controlar al otro que  a  compartir la felicidad con alguien que me agrade tal cual es.

La mayoría de las parejas vive simbólicamente hablando, con un perro anhelando que este sea un gato y como no se comporta como gato, pues lo pelea, le reclama y se frustra.

Recuerda que sólo cuando nos damos cuenta que algo ha muerto, que ya no hay un regreso, es cuando nos atrevemos a soltar.

Es definitivo que la separación implica un periodo de dolor, de adaptación a una nueva vida, pero todos contamos con los recursos suficientes para superarlo, muchos se justifican diciendo que quieren continuar la relación solo por los hijos, pero la realidad es que sólo lo hacen por ellos mismos, de igual manera  los hijos se dan cuenta que algo no anda bien entre la madre y el padre y de igual forma se ven afectados.

Cuando se habla con honestidad y se actúa con respeto y agradecimiento,  los hijos, por muy pequeños que estos sean,  viendo que tanto la madre como el padre  se encuentran bien y tranquilos,  estarán bien, también es normal que vivan su periodo de duelo pero con el apoyo y el buen ejemplo  de los padres, lo suelen llevar de una manera muy saludable, superando pronto esa nueva etapa familiar.

La separación tanto física como emocional produce una serie de pequeños y grandes duelos que te llevarán a reencontrarte conmigo mismo, para encontrar algo superior después,…. aprender a soltar, a perdonar, a vivir con tu propia compañía para conocerte mejor.

Recuerda que todos tenemos derecho a ser felices, cuando ya no se ama a una persona lo mejor es dejarlo ir, esa persona tiene derecho a encontrar a alguien que si lo ame.

No te niegues a seguir avanzando, la realidad es que estamos aquí para aprender, ser deshonesto contigo y con tu pareja  solo prolonga el sufrimiento y al final de cuentas de todas formas enfrentaras la ruptura y la pérdida.

No es saludable aferrarse a una flor muerta, cuando el jardín esta lleno de flores frescas, estas aquí para ser feliz, no te niegues ese derecho, aunque la familia haga presión para que según ellos salves tu matrimonio, aún cuando ven que eres desdichado en esa relación, no caigas en su juego, no son ellos los que están viviendo lo que tu vives, toma tu propia decisión, sigue el impulso de tu corazón, si eres el que tiene que tomar la decisión de terminar una relación, atrévete y hazlo, si ya tienes las razones para hacerlo, recuerda que la otra persona también vivirá su duelo y llevara su propio reencuentro y aprendizaje en ello, la mala o el malo siempre será aquel que decide abandonar pero solo tu comprendes tus razones para hacerlo.

Si eres a quien han abandonado, agradécele a la otra persona su honestidad porque ya no ha querido engañarte más, déjalo ir y ve en busca de ti mismo, cuando te hallas encontrado, estarás listo para disfrutar una nueva relación.

No tengas miedo de soltar la cuerda, vive tu duelo, confía en tus recursos y confía en los recursos de la otra persona, vive tu vida con amor y no con temor, ama plenamente, el tiempo es muy corto para desperdiciarlo viviendo con alguien por quien ya no sientes amor, al final de cuentas ningún matrimonio es para siempre;  ya que el matrimonio tarde o temprano termina, ya sea con la separación, el  divorcio o con la muerte.

Un abrazo de luz!

Socorro  Ceja